bistrotea
 


SUSTENTABILIDAD

El aluminio puede ser reciclado infinitamente sin que este pierda sus propiedades originales. El alto valor de la chatarra de aluminio es un incentivo esencial para la mejora de la economía del reciclaje.


La chatarra de aluminio es recolectada y procesada en todas partes del mundo. Es un modelo de economía circular ya que los productos de este metal se pueden reutilizar durante toda una vida y no se necesita explotar nuevo material. Es por esto que se dice que el aluminio no se usa desde la cuna hasta la

 

tumba sino que desde la cuna hasta la cuna. Si un país decide incinerar el material como parte de la basura común, una vez terminado el roceso de quemado se puede separar la ceniza del aluminio ya que este no se descompone gracias a sus composición física y puede ser reciclado nuevamente. Generalmente la energía que se requiere para reciclar y rehacer empaques de aluminio es un porcentaje muy pequeño en comparación a la producción del mismo material en una primera instancia, si el producto final de la materia virgen no cumple con los estándar requeridos, entonces toda la energía utilizada es mucha más energía perdida en comparación al mismo proceso de material reciclado. Entre las cualidades de empaque flexible el aluminio ayuda a preservar alimentos y farmacéuticos contribuyendo así al bienestar y salud del mundo.